Cumplimos 20 años

Cumplimos 20 años

De manera constante o intermitente, atravesados muchas veces por cuestiones personales pero sin dejar de pensar en lo colectivo, los que formamos parte de ECOSUR hemos luchado por lo que creemos: que otro mundo es posible, incluso necesario. Ya son 20 años resistiendo e insistiendo en el cuidado de la naturaleza, en la defensa de la territorialidad que abraza la vida de todos los seres. Siempre en el camino de lo que consideramos necesario hacer, proteger, vincular, estrechar. Un encuentro de naturaleza, de vida, de futuro; a donde regresar de la modernidad insustentable, para poder construir desde la diversidad y la complejidad ambiental. Participar de ECOSUR nos enseñó que nada puede detener que hagamos algo por embellecer la vida, permanentemente. Que, cuando se trata de justicia ambiental, siempre hay ocasión para conectar, proponer, investigar, impedir, peticionar. No hace falta una cobertura institucional, ni esperar circunstancias favorables, ni posponer porque no sea políticamente correcto. Porque la salud de los ecosistemas no reconoce antagonismos de ideas o posturas, nos atraviesa el cuerpo como lo hace el agua, que luego sigue su ciclo. Y también como el agua, nosotros no vamos a detenernos. En estos 20 años fundamentalmente aprendimos a respetar la pluralidad, las culturas alternas, otras miradas, otras voces. Aprendimos la necesidad de construir juntas/os (codo a codo o a distancia) las alternativas para impedir el saqueo de los bienes naturales, la necesidad de priorizar las coincidencias y, en especial, la de mirar al agresor de pie sin resignación y sin concesiones. ECOSUR ha sido y es un espacio generoso, amigable en lo profesional, y de encuentro con pares. Que nos ha permitido cruzar cuestiones alimentarias y de género con la complejidad ambiental. Y esto fue posible, sin dudas, por haber compartido ideas y experiencias con compañeras/os comprometida/os. Es un sueño colectivo que nos permitió formarnos y que nos acompaña en nuestra militancia territorial No dudamos que somos parte de algo que nos trasciende siempre. Nos une la necesidad de transitar esta crisis, dispuestas/os a todas las alternativas que prioricen la vida y la sustentabilidad en las diversidades. Junto a organizaciones hermanas, apoyando luchas lejanas o de las comunidades que habitamos, nutriéndonos de los conocimientos, de los logros propios y de otros. A no aflojar, a insistir, porque hoy lo único certero es la incertidumbre. Agradecemos todos estos años y seguimos en el camino hacia la justicia ambiental, los cuidados, la democracia y la vida diversa y plena. Rudy, (Rodolfo Knittel) te seguimos extrañando. Texto a partir de mensajes personales, hilvanados por Tere Malalan