Suspendida en Córdoba, se va a Formosa

Suspendida en Córdoba, se va a Formosa

DIOXITEK S.A. Suspendida en Córdoba, se instala en Formosa Dioxitek S.A. es una sociedad anónima estatal argentina (99 % (CNEA) y 1 % de la provincia de Mendoza). Fue creada por el Poder Ejecutivo Nacional para garantizar el suministro de dióxido de uranio que se utiliza en la fabricación de los elementos combustibles para las centrales nucleares. La empresa incorporó en el año 2002 el diseño, producción y comercialización de fuentes selladas de Cobalto 60. Según ella misma informa es el tercer productor mundial de Fuentes Selladas, utilizadas en la industria y en el ámbito de la medicina. La planta industrial de Dioxitek, que entró en funcionamiento en el año 1982, se ubicó en el barrio Alta Córdoba, de la Ciudad de Córdoba y funcionó allí hasta el 2014 que fueron suspendidas sus actividades principales por el municipio. A lo largo de esos años de funcionamiento generó residuos radiactivos que fueron depositándose en un lugar contiguo a la planta, más conocido como el “Chichón” de Alta Córdoba, en el que se encuentran acumulados más de 57 mil toneladas de residuos. Los propios informes presentados por la misma CNEA ante el Banco Mundial, reconocen la actividad contaminante de la planta, circunstancia que consta en actas y documentaciones de público acceso (“Proyecto de Restitución Ambiental de la Minería de Uranio - PRAMU – Evaluación Ambiental, Junio de 2005”). Se suma a su historia de contaminación un funcionamiento irregular como: falta de habilitación, falta de autorización para arrojar efluentes del proceso industrial y falencias de seguridad. Por todo ello los vecinos y organizaciones venían reclamando su cierre, hasta lograrlo en 2014 y la CNEA debió buscar un nuevo lugar para radicar la planta. Durante los últimos diez años fracasaron intentos por trasladarla a Mendoza, La Rioja, y las ciudades cordobesas de Despeñaderos, Rio Tercero y Embalse. Finalmente, la CNEA firmó un convenio con la provincia de Formosa por el cual esta última aceptó la instalación de Dioxitek. Así, en marzo de 2014, el gobierno formoseño anunció públicamente que recibiría la planta. La planta estará ubicada en el Parque Tecnológico de Formosa, a metros de la ruta 81, entre los Km 1.184 a 1.189, en dirección oeste, a 16 Km del centro de Formosa, cien del límite con Paraguay y 170 Km de Asunción. Pasa por el predio el riacho Formosa. Aparentemente estaría lista para operar a fines de 2019. En la planta de Formosa no se producirá Cobalto 60. Se producirá dióxido de uranio, con el que CONUAR S.A. (Ezeiza) fabrica las pastillas de elementos combustibles para producir energía nucleoeléctrica. Según lo que dijo el representante de Dioxitek, Ing. Chiaraviglio, en la audiencia pública: “En Formosa se proyecta triplicar la producción de Córdoba”… “Como ingreso tenemos: materia prima, insumos en diferentes calidades y servicios. Y como egreso tenemos: solución, el polvo de dióxido de uranio que es el producto final nuestro de nuestra empresa, solución de nitrato de amonio que se vende a nivel comercial en la República Argentina y tenemos emisiones gaseosas, vertidos líquidos cloacales y residuos sólidos. Esos son los salientes de nuestra empresa. La planta de Formosa va a generar la cantidad de producto final para que 950.000 familias al año puedan tener sus necesidades eléctricas en sus casas.” El artículo 38 de la Constitución Provincial dispone: “La absoluta prohibición de realizar pruebas nucleares y el almacenamiento de uranio o cualquier otro mineral radioactivo y sus desechos, salvo los utilizados para investigación, salud y los relacionados con el desarrollo industrial”; y en el mismo sentido el art. 13 de la Ley Provincial N° 1060: “Queda prohibida la realización de pruebas nucleares; la utilización y almacenamiento de sustancias radioactivas de sus desechos, salvo las utilizadas en investigación y salud y cuya normativa se adjuntará a las establecidas por el organismo de aplicación. Hasta noviembre de 2014, con la instalación de la planta se violaba la Ley 815/1988 que establecía la prohibición en todo el territorio de la Provincia de “la radicación de todo tipo de industrias, cuyo procesos generen residuos químicos o nucleares, calificados como muy técnicos y peligrosos, que afecten el normal desarrollo humano y del medio ambiente”. Esta ley fue derogada después de la audiencia pública, el 6 de noviembre de 2014, por el artículo 16 de la Ley de Presupuesto N° 1614 (rara forma de derogar una ley) Esto es así, pues, pese a que por una parte el gobierno provincial y la CNEA, insisten en el discurso que se trata de una planta química, en el Estudio de Impacto Ambiental se reconoce que la Autoridad Regulatoria Nuclear define a Dioxitek como Planta Nuclear Tipo II, sin potencial de criticidad, y también en el mapa nuclear que distribuye la misma Comisión Nacional de Energía Atómica, figura Dioxitek como Planta Nuclear. Con respecto a los pueblos originarios, no hubo consentimiento previo, libre e informado de acuerdo al Convenio N° 169 de la OIT (Ley Nº 24.071). Israel Alegre, dirigente qom de Formosa e integrante de QOPIWINI, organización que nuclea a los pueblos qom, pilagá, wichí y nivaclé de la provincia, declaró ante la Agencia Periodística Timbó que “la planta de uranio se pretende instalar a cuatro kilómetros del Barrio Lote 68 de la comunidad Namqom. Otro tema a tener en cuenta además de la instalación de la planta es el transporte de residuos y sustancias peligrosas que ocasionará. La materia prima se importa de Canadá, desde Buenos Aires es trasladada a Formosa, luego lo que Dioxitek produzca deberá ser trasladado al Centro Atómico de Ezeiza, nuevamente en Buenos Aires, donde se fabricará el combustible. Es decir, Formosa es la peor opción en cuanto a la logística. El barrio de la Comunidad está ubicado a la vera de la ruta 81, por allí pasarán los camiones con uranio o dióxido de uranio, incrementando riesgos, si es que el transporte se hace por tierra. Otro dato a tener en cuenta es la legislación de las provincias limítrofes: Chaco prohíbe por la Ley N° 3902 en su territorio la circulación de uranio o cualquier material radioactivo y Salta por la Ley Provincial N° 7070 prohíbe el ingreso de residuos peligrosos. El gobierno celebró recientemente un acuerdo con China comprometiéndose a la construcción de dos centrales nucleares, una en Lima (Pcia. De Buenos Aires y otra en Sierra Grande (Río Negro). Esas centrales requerirán combustible, al igual que las que ya existen en nuestro país, ese combustible saldrá de Formosa. De qué forma se trasladarán los residuos altamente peligrosos hasta el Centro Atómico de Ezeiza, dónde se depositarán hasta que sean trasladados, por qué debemos creer que una empresa que contaminó durante años el lugar donde funcionó no lo hará en otra provincia? Por qué debemos sostener la política nuclear de un país que no se ha dado una discusión colectiva sobre su modelo energético?